Impulsa tu marca con Video-Marketing

Aprende con nuestros recursos

ART Productora de videos turísticas

Aprovecha el potencial del turismo mexicano en el mundo

Posted by Humberto Urbán on Mar 14, 2018 6:00:00 PM
Humberto Urbán

México es en la actualidad, una de las principales potencias turísticas del mundo. Por su variedad de destinos, sus atractivos históricos, naturales, biodiversidad y su gente, nuestro país es clave en el momento en el cual, millones de viajeros alrededor del mundo buscan lugares para vacacionar y conocer.

En el caso de México, el turismo es sumamente relevante pues es un motor de desarrollo, fomenta el crecimiento económico, el desarrollo regional y la creación de empleos de alta calidad que están incorporados al sector formal. 

En nuestro país el turismo genera cerca del 9% del PIB nacional, 9 millones de empleos directos e indirectos y es la cuarta mayor fuente de divisas. En 2016, México recibió a 35 millones de turistas internacionales, lo que lo convirtió en el octavo país más visitado del mundo, y el primero de América Latina.

Nuestro país cuenta con 28 lugares considerados Patrimonio Cultural de la Humanidad, seis aceptados como Patrimonio Natural, y su gastronomía es una de las cuatro cocinas del mundo (junto a la comida japonesa, mediterránea y francesa) catalogada como Patrimonio Intangible.

Para 2018 se espera que México sea el sexto país más visitado del mundo, y de acuerdo con el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), nuestro país ha acertado a la hora de mejorar principalmente áreas como el uso sustentable de recursos naturales, culturales y una ampliación de la infraestructura para los servicios turísticos.

No obstante, hay una pregunta latente que versa en el hecho de intentar descifrar por qué nuestro país no ha logrado colocarse como el destino número 1 del mundo. Quizá el primer error está ahí: hay muchos países en el mundo que al igual que el nuestro ofrecen atractivos de alta calidad por lo que el desarrollo de un destino no debe enfocarse en ser “número 1”.

Después, está el hecho de que a México aún le falta mucho que hacer en materia de mejorar sus instrumentos de seguridad, sustentabilidad ambiental y conectividad. En seguridad nuestro país está en el lugar 113 según datos del WEF, lo que lo coloca como uno de los más inseguros del mundo. Ese es uno de los motivos principales por el que los turistas no eligen a México en sus vacaciones.

Por otra parte, aún se escuchan casos en los cuales, la falta de atención sobre el medio ambiente ha representado una disminución de viajeros por ver un mal aprovechamiento de recursos naturales y cierto descuido cuando se trata de proteger áreas naturales. Un caso destacable de esto es, por ejemplo, el del Cañón del Sumidero en Chiapas.

Pero además, a México aún le falta mucha más conectividad. En cifras internacionales nuestro país ocupa apenas la posición número 32 en el Índice Global de Conectividad (GCI, por sus siglas en inglés).

Todavía hacen falta conexiones a internet, que son estratégicas a la hora de promover un destino turístico y sus servicios, y hace falta una infraestructura terrestre y portuaria que se extienda más. Es necesario aumentar la red de carreteras con la que se cuenta actualmente.

Pero, ¿cómo aprovechar o proyectar este potencial que ya tenemos en distintos lugares del mundo?

Todo destino turístico que desee empezar un posicionamiento en las mentes de los viajeros alrededor del mundo, debe desarrollar planes estratégicos en los cuales quede plenamente definida esa intención.

Para ello, se debe contar con una gobernanza del turismo enfocada a una política estratégica e integrada, se tiene que fortalecer la conectividad aérea del destino y desarrollar un sistema de transporte integrando que facilite la movilidad del turista al interior de un país.

También, se debe adoptar un modelo de desarrollo turístico que corresponda a las tendencias del mercado y que incluya un plan de marketing para la promoción turística.

Aquel destino que quiere colocarse en la mente de los viajeros puede lograrlo mientras exista una sana distribución de los beneficios del turismo y que promueva un crecimiento que sea incluyente, y transparente. Deberá dar cabida a los intereses de los grandes inversionistas, pero también a los de las pequeñas y medianas empresas, y diversificar su oferta de productos.

Este último punto quizá sea el más importante, es fundamental promover un destino que sea incluyente, que diversifique productos y además, desarrolle destinos.

Dentro de la industria turística existen diversas empresas que promueven actividades de menor escala a otras que son muy socorridas por los viajeros. Darle impulso a este tipo de negocios es fundamental para poner los ojos del mundo en nuestra ciudad, localidad o país.

En todo momento, el consumidor deberá ser el centro de la estrategia que se implemente. Un plan de branding y marketing turístico puede dar la rentabilidad que necesita un destino.

Diseñando el plan de marketing

El éxito que nuestro país ha tenido como destino turístico en los últimos años se debe en gran medida a una útil estrategia de branding turístico que ayuda a reforzar la identidad del destino, ubicar a sus clientes potenciales y elegir los medios de difusión adecuados.

Por ejemplo, si queremos reforzar la identidad “de marca” del destino es ideal presentarlo como un lugar excepcional o extraordinario. Para ello, nuestro país ha diseñado distintas guías sobre las rutas que se pueden seguir para conocerlo de norte a sur y de este a oeste. La alianza con publicaciones especializadas ha sido fundamental en este sentido.

Por otro lado, México también ha reforzado su estrategia al mantener un sitio actualizado con las novedades de nuestro país y los mejores lugares para visitar. De esta manera, el plan retoma y conduce las aspiraciones y anhelos de los viajeros para que vean que en un país hay tantas cosas por hacer más allá de los destinos de sol y playa.

Ahora bien, una de las partes más importantes del branding está en identificar a quién nos dirigimos: si los esfuerzos no se concentran en un punto específico entonces los resultados podrían ser inesperados o por decir lo más, desastrosos.

A medida que aprendemos de nuestro destino es que tenemos la posibilidad de promoverlo y darle espacio en la mente de los viajeros, pero la pregunta persiste: ¿cómo vamos a mostrarles todo lo que somos como destino?

Una buena estrategia de branding turístico deberá hacer uso de las redes sociales con segmentaciones a distintos países al momento de la publicación de contenidos. De esta forma se puede llegar a quién deseamos y no a otras personas que por el momento podrían no estar interesadas en viajar.

El contenido más relevante para compartir sobre nuestro destino puede ir desde una nota periodística que hable de algo positivo del mismo, hasta una amplia estrategia de storytelling que incluya no solo artículos de blogs sino fotografías y videos.

El uso de videos en la actualidad es fundamental para poder contar eso qué queremos decir de nuestro destino. Los audiovisuales tienen alta efectividad para retener a usuarios y si se hacen con la guía de expertos pueden tener alcances sorprendentes.

No se trata de hacer un video que comercialice en términos banales el destino, se trata de hacer un video que sea vivencial y que comparta emociones, sentimientos, experiencias y expectativas entre los turistas.

En la actualidad las redes sociales se preocupan por promover aquel contenido que se presenta como atractivo, así que un video podría marcar la diferencia entre visualizaciones y viajeros, o abandono y destinos vacíos.

Así que, ahora que lo sabemos, quizá sea momento no solo de mejorar la imagen que nuestro país da al extranjero sino de mostrar todo lo que tenemos para dar.

Claves para conquistar al turismo internacional

Suscríbete a nuestro blog

Síguenos en nuestras redes

Artículos Recientes